Rafael Correa, Presidente de Ecuador, llama a defender los derechos de los pueblos antes que los inversionistas y el capital

Original Publication Date: 
26 June, 2009

Con la participación de más de 400 delegados de la sociedad civil, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Crisis Económica Mundial en Nueva York - EEUU, Rafael Correa criticó la “ideología fundamentalista” del neoliberalismo porque ha llevado al mundo a la actual crisis.

"La actual situación de crisis refleja los malos resultados de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la movilidad irrestricta del capital. Esto refleja el colapso del  paradigma individualista y competitivo, camuflado de técnica. La OMC es parte de la mentira de que el libre comercio puede beneficiar a todos. Hay un estudio de la Universidad de Cambridge que señaló que ningún país se desarrolló con libre comercio, sino con medidas de protección de sus capacidades productivas. Esto nos condujo a una dictadura del capital que ahora tiene mas derechos que los seres humanos.”

El evento “Soberanía de los Pueblos antes que ganancias de las transnacionales:
No al CIADI y a los Tratados de Libre Comercio para construir un orden económico y social más justo” fue organizado por OWINFS –Nuestro Mundo No Está en Venta, Alianza Social Continental, Jubileo Sur, Amigos de la Tierra Internacional, Social Watch, Enlazando Alternativas y la Iniciativa 10 Días de Acción, con el apoyo de las Misiones boliviana y ecuatoriana  ante las Naciones Unidas.   

Unas semanas después de que el gobierno ecuatoriano anunciara su retiro del tribunal secreto del Banco Mundial, el Centro Internacional para el Arreglo de las Diferencias en Inversiones (CIADI), Correa mostró su molestia con la supremacía de derechos de las transnacionales frente a la dignidad de las personas.

“No estoy de acuerdo con la pena de muerte, pero es una ley de los Estados Unidos y todos tenemos que someternos a ella. Sin embargo, con los Tratados Bilaterales de Inversión y el CIADI, cualquier transnacional puede llevar a un Estado soberano al arbitraje sin pasar por ningún mecanismo del Estado.” 

Correa también criticó las falsas soluciones que están impulsando los responsables de la crisis global: “Si un sistema esta fallando, no podemos esperar una solución de sus propios creadores, sino de otros actores como nuestros pueblos y nosotros que estamos aquí. Sin embargo, los países del Grupo 20 (G20) están entregando más dinero al FMI sin condicionamientos (de cambiar sus políticas neoliberales). En Nicaragua el FMI esta exigiendo el congelamiento de salarios y pretende quitar las pensiones. El FMI es un instrumento de control de nuestras economías. Francamente pienso que el FMI debería desaparecer y sentirse culpable”.

Lori Wallach, Directora de Global Trade Watch, un proyecto de la ONG estadounidense Public Citizen, añadió: “En realidad esta crisis no es resultado solamente del mal compartimiento de unos bancos, sino la consecuencia previsible de las leyes y instituciones que han permitido que esto suceda. En particular, es el resultado del Acuerdo de Servicios Financieros firmado en 1999 en el marco de la OMC que puso candados a la regulación financiera nacional, y exportó el modelo a todo el mundo. Lo peor es que el G20 ha exigido la conclusión de la Ronda Doha de la OMC que profundizará mucho más la liberalización y desregulación de los servicios financieros y otros sectores.”

Correa concluyó la reunión planteando algunas propuestas que están haciendo realidad en America Latina, como el Banco del Sur, el Fondo Regional de Reservas, y trabajando por una moneda común (Sucre).

“Esta crisis nos da la oportunidad de pensar diferente, generar nuestras propias propuestas desde nuestros países, desarrollar doctrinas fundadas en nuestros valores y dejando de lado aquellas que son ajenas a nuestros pueblos.”